sábado, 27 de septiembre de 2008

La Máscara

Podríamos definir máscara como un pedazo de material usado sobre la cara.

El orígen de la palabra "máscara" se encuentra en el "masque" francés o "maschera" en italiano o "másquera" del español. Posiblemente proviene del latín "mascus" o "masca", que significan "fantasma", y el "maskharah" árabe, que significa "bufón", "hombre con una máscara".


Máscaras, Culturas y Culturas antiguas

El origen de las máscaras se extiende por la más lejana antiguedad, entre los egipcios, griegos y romanos.
Los griegos las usaban en las fiestas dionisiacas y los romanos en celebraciones religiosas, además de usarlas en distintas representaciones. Las máscaras en la antigua Grecia y la antigua Roma eran una especie de casco que cubría la cabeza y el rostro, tenían pelos, orejas y barba. Los griegos la usaban en los teatros con la finalidad de que pudieran parecerse físicamente al personaje que representaba. En Roma se utilizaban en comedias y pantomimas.

En la Edad Media se masificó la utilización de los disfraces y máscaras, incluo en fiestas religiosas.
Los caballeros que no querían ser reconocidos usaban máscaras en los torneos. Se usaban más las máscaras en Italia, destacando Venecia. En la Europa medieval se usaban para representar dragones, montruos, personajes alegóricos y al demonio. Quien representaba a Dios generalmente utilizaba una máscara dorada.

En Japón se usaban máscaras en los teatros, son de escaloya laqueada o dorada. Son apreciadas por la sutileza de su expresión.

En Africa las máscaras representaban fuerzas naturales, y el hecho de que fuera una máscara sin la presentación del cuerpo entero muestra la creencia de que en la cabeza es donde se encuentra principalmente estas fuerzas.

Las primeras máscaras que se crearon eran de corteza de árbol, luego se fueron desarrollando, pasando por cuero forrado de tela, y por marfíl o madera, para que fueran más consistentes.

Podríamos concluir que, por lo menos en el ámbito escénico, las máscaras tenían y tienen la función de cambiar el rol de quien lo usa, para pasar de uno real, a uno ficticio.